Cuidar y conservar una dentadura sana es responsabilidad de todos. La boca y los dientes son demasiado importantes como para no darles el cuidado que merecen. Tanto por razones funcionales, de masticación y trituración de los alimentos, como por razones estéticas, consignadas en una bonita sonrisa, por estas y otras razones debemos colocar especial cuidado en nuestra salud dental.

La caries, la gingivitis y la periodontitis son las enfermedades dentales más frecuentes, razón por la cual debemos poner especial cuidado en la prevención de estos problemas.

Dentro de las medidas preventivas encontramos:

-Instrucción de higiene: Esta demostrado científicamente que la forma en que cepillamos nuestros dientes es más importante que el tipo de cepillo o pasta dental que utilicemos. Lo mismo ocurre con la cantidad de veces que cepillamos nuestros dientes, es decir que, aunque nos cepillemos varias veces al día, no evitara que adquiramos ciertas enfermedades si es que no es realizado de la manera correcta.

En conclusión, lo mas importante a la hora de cepillarse los dientes “ES LA TÉCNICA”. 

Ahora, la pregunta del millón, ¿Cuál es la mejor técnica de cepillado? Eso va a variar de persona en persona, según capacidad motriz, edad, técnica anterior ocupada, etc. 

Es por esto, que es muy importante que le digas a tu odontólogo que te enseñe la mejor técnica para ti.

-Limpieza dental (Destartraje supragingival): Debe realizarse como mínimo cada seis meses, con ésta el odontólogo eliminará la placa bacteriana, el sarro o calculo dental y tinciones por tabaco, té, café, bebidas cola, entre otros; que no han podido ser eliminados en la higiene diaria. 

Este procedimiento tiene como objetivo prevenir las enfermedades de las encías tales como la gingivitis y periodontitis.

La limpieza dental que se te realice en la consulta no sirve de nada si no mantienes una higiene dental diaria. La limpieza más importante es la que tú haces en casa a diario. 3 veces al día, más utilizar seda dental harán que tengas menos probabilidad de padecer alguno de estos problemas en las encías. Por lo tanto, sólo hay una solución: acudir de manera periódica al dentista, para que revise nuestras encías y dientes.

-Aplicación de Flúor: Las evidencias más recientes sugieren que el efecto anticaries de los fluoruros se ejerce mas por su acción tópica (pastas, barnices y geles) que por su acción sistémica (como en el consumo de agua). Este efecto es aun mayor si está en combinación con una buena higiene.

El flúor aplicado por el cirujano dentista tendrá como objetivo entonces, la prevención de caries. Pero además hay casos en los que se usa como “Terapia remineralizadora”, donde se coloca en varias sesiones seguidas (generalmente 1 a la semana durante 1 mes) para así revertir las caries en estado inicial. (Esto debe ser indicado por el profesional para saber si el paciente es candidato o no).

-Aplicación de sellantes: Son sustancias plásticas (resinas) que se aplican en la fosas y fisuras de la superficie dentaria, evitando así que en las misma se depositen restos de alimentos y bacterias que originan la caries dental. Este es un procedimiento indoloro y que no causa ninguna molestia al paciente, muy efectivo en la prevención de la caries dental.
 
Al prevenir las enfermedades orales mejoramos nuestra calidad de vida, ya que la boca es el primer órgano del aparato digestivo, gracias a la cual, recibimos, trituramos y tragamos los alimentos, sí hay afección oral, estos procesos no pueden ser realizados correctamente, afectando la alimentación.

Una hermosa sonrisa, eleva el autoestima y permite una sana relación interpersonal especialmente en los niños donde la personalidad está en proceso de formación.