Rama de la odontología encargada de recuperar tanto la estética como la funcionalidad de un diente deteriorado ya sea por fractura, desgaste o alguna patología como la caries.

Tiene como objetivo detener la progresión de la caries y evitar que siga la destrucción del diente hasta su definitiva pérdida y devolverle a éste su forma natural, su función y, si es posible, su estética, mediante el reemplazo de los tejidos perdidos o enfermos e irrecuperables, por medio de materiales artificiales adecuados.

Estos materiales pueden ser metálicos (como la amalgama dental), que ya casi obsoleto, o de coloración similar a los dientes, aunque no siempre idéntica, (como las resinas compuestas o composites, los ionómeros de vidrio, cerámicas o porcelanas).

El tipo de restauración puede variar de una resina, cuando se ha perdido poca cantidad de diente.

Una incrustación cuando la pérdida del dientes es mayor como para soportarlo una resina, pero aún queda tejido dentario, siempre y cuando el daño no sea tan extenso como para requerir la colocación de una corona.

O prótesis fija (coronas) cuando ya no nos queda nada de tejido dentario, pero si raíz (parte del diente que va en el hueso).



Además, dentro de la rehabilitación encontramos las carillas o mal llamadas “fundas”. Las carillas son piezas delgadas de porcelana, resina o cerómero que se moldean para adaptarse a tus dientes y luego se adhieren a la parte delantera de éste con el objetivo de mejorar su apariencia.


Y por último, en el caso en que tengamos la falta de varias piezas dentarias podemos reemplazarlas con la ayuda de una prótesis dental.
Existen de 3 tipos:

Metal-acrílicas: las que dan mayor estabilidad, soporte y retención. Son las más recomendadas cuando son pocas las piezas que faltan.



Totalmente acrílicas: Cuando quedan pocas piezas dentarias y/o los dientes remanentes no están en el mejor estado. Los ganchos son metálicos.

Valplast: También totalmente de acrílico, pero flexibles. Y en este caso hasta sus ganchos son de acrílicos, por ende son mucho mas estéticas, pero también son muy dañinas para la mucosa y hueso alveolar.

La indicación de qué tratamiento es el mejor para tu caso solo te la puede dar tu odontólogo, así que no dudes en consultar.